talla.png

Talla en Piedra

En Barichara la vida se recrea en Piedra.   

Barichara luce con orgullo  el amarillo de la piedra tallada en sus iglesias, casas y monumentos,  demostrando  la fuerza y  persistencia de sus habitantes para adaptarse,  moldear su entorno y su destino.

IMG_20200903_110828036_HDR.jpg
 
talla.png

Talla en Piedra

En Barichara la vida se recrea en Piedra.   

...​

El trabajo en piedra nació como una necesidad de construir viviendas,  templos y de  empedrar caminos;  pero la habilidad  y creatividad generó la Talla en Piedra, una línea  artística que exigen mayor destreza. 

 

Desde el siglo XIX maestros como Francisco Patiño, Sacramento Corzo y los más recientes Alejandro Quintero y Marco Antonio Figueroa,  conocido como Pablo Picapiedras; perfeccionaron y  trasmitieron este saber.

 

Con  punteros, buzardas,  macetas y  pulidoras,  los talladores de piedra crean fuentes, imágenes religiosas, animales, mesas y todas las figuras posible que decoran  iglesias, casas y negocios, en Barichara y en todo el país.

 

El cementerio es una galería  al aire libre  que da tributo al recuerdo de los difuntos  pero  también a la habilidad de los Talladores de Piedra en Barichara,  en las tumbas  se recrear en piedra el oficio o afición  de los difuntos: El sombrero del campesino,  la figura del caballo,  la calculadora y el libro del profesor  o  las herramientas de don Trino, un experto tapiero.

 

El proceso de la talla inicia con un dibujo o boceto donde se define la escala, usando cuadrículas o plotter y otras herramientas digitales, para conservar las proporciones y dimensiones.  

 

Con el boceto, el tallador selecciona la piedra que debe ser 10% más grande, marca las zonas y detalles de corte. La pulidora le ayuda para dar las formas iniciales a la piedra.

 

En el cincelado  se construye la figura en bruto y es la oportunidad de evaluar la capacidad de los aprendices.

La figura se va tallando con cin­celes cada vez más finos,  que permiten dar mayor detalle a la pieza final.

 

Para los detalles  finales de las piezas los talladores utilizar la pulidora de mano. Por último la figura es ali­sada con ayuda de la pulidora y posteriormente con lijas de agua.  Para terminado rústico, se utilizan mazos que “descascaran” la piedra.

 

La talla en Piedra sigue viva en Barichara  representa el ingreso de 150 familias, pero se ve afectada por la falta de prácticas  y exigencia en el  uso de  elementos de  protección. Esto causo  enfermedades  e incluso cáncer de pulmón en generaciones anteriores de talladores.  Como solución los talleres se pasaron al parque artesanal, en un espacio abierto  y se trabaja en la concientización de la protección con  maestros y aprendices.