tejido.png

Tejidos Tradicionales

Fibras que se entrelazan con sabiduría, desde los Guane hasta los Patiamarillos.  

En 1556 Gonzalo Jiménez de Quesada  quedo impresionado por la calidad de las mantas que encontró  en un bohío.  Su expedición abandonó la  ruta del rio magdalena, para tomar montaña arriba y conocer a los indígenas Guane que las tejían. Encontró a hombres y  mujeres con hermosas mantas en algodón,  ceñidas a la cintura y atadas al hombro.

MANOS TEJIDO.JPG
ATARRAYA 5.jpg

Atarraya

La represa “corto el rio” poniendo en riesgo la tradición de la pesca y del tejido de Atarraya.

IMG_20200918_104108209_HDR.jpg

Cestería

La cestería utiliza fibras flexibles duras que se unen en las manos expertas del artesano.

IMG_8312.JPG

Fique

Los hilos de fique se tejen como alternativa ecológica, para crear productos con diseños novedosos.

IMG_0021.JPG

Mochila Guane

Su técnica heredada de los indígenas Guane  es el principal icono de la tejeduría Patiamarilla.

Sobrero Jipijapa, Tejeduría Tradicional, Telar, Tejido Tradicional, Barichara Colombia Saberes Patiamarillos

Sombrero Jipijapa

Cien mujeres se reunían en torno al maestro Sombrerero, inclinadas sobre el blanco manojo de jipijapa.

mochila.png
 
tejido.png

Tejidos Tradicionales

Fibras que se entrelazan con sabiduría, desde los Guane hasta los Patiamarillos.  

...​

Los  Guane momificaban  y envolvían a sus muertos en mantas de algodón, dentro de en un costal de fique y los depositaban en cuevas secas. Esto, dejó evidencia de sus textiles (siglo XI al XVI) y de su tradición tejedora de quinientos años, de gran calidad,  técnica y diseño.

 

Hilaban con  un huso  o vara de madera  de Chonta o Macana y un volante o peso en piedra o hueso. Elaboraban gran variedad de prendas: mantas, hamacas, mochilas, cinturones, que tejían principalmente en  algodón pero también en  fique y  mota de ceiba. Tejían en  telares verticales y con agujas de madera y hueso.  Decoraban con colores rojos, verdes y azules que obtenían de las plantas y minerales  y que  aplicaban con pinceles o estampados.

 

Los tejidos eran la  base económica de los Guane, usados para el trueque con otros grupos indígenas,  los intercambiaban  por sal y oro, en los mercados grandes de  Moniquirá, Tunja, Sogamoso y Duitama.

 

Los Guane también tejían lasos y cuerdas en fique  para construir escaleras y puentes  que les permitían acceder a las cuevas en los cañones del Chicamocha y el Suarez, así como para descender a sus labores de pesca con sus atarrayas tejidas con nudos.

 

Las mantas Guane fueron objeto de tributo por parte de los españoles y base de la industria textilera colonial que introdujo telares de pedales para incrementar la producción. Los Guane eran obligados a abandonar sus parcelas para tejer, lo que contribuyó a su extinción.

 

La tradición tejedora se mantuvo en la región, hasta la llegada de la siembra masiva del tabaco y la escasez de agua, hechos que provocaron la reducción del cultivo de algodón y el fique en la zona.  Así como la  introducción del plástico y la disponibilidad de moto-carros hacia el campo, que  eliminó el uso y tradición de todos los elementos de carga: mochilas, mallas, pretales, aperos.  

 

Como consecuencia, su producción y saber  se puso en riesgo de desaparecer. Entidades como la Fundación Escuela Taller de Barichara inicio su rescate, organizando  cursos donde Sabedores y Sabedoras de tejido trasmiten sus técnicas a nuevas generaciones.

 

En Barichara La tejeduría de algodón se ha reducido, la del fique se ha recuperado para productos  artesanales y artísticos  y la elaboración  de mochila Guane como icono patrimonial, se ha impulsado especialmente.

 

La conciencia sobre la contaminación del medio ambiente, ha ayudado a retomar la tejeduría  en estos materiales como una solución sustentable para empaques y contenedores, lo que representa una oportunidad para los tejedores locales.

 

Muchos artesanos, diseñadores  y artistas continúan la tradición  para crear nuevos productos y  diseños, combinando nuevos materiales, como reciclables, que se ofrecen a turistas.  También pueden disfrutar de experiencias y talleres para conocer la técnica y compartir con los tejedores.