Alfarería - Chircales

Casas y templos en Barichara se construyeron con tejas y tablones de los “chircales” locales.

Las casas y templos en Barichara se construyeron con tejas, pisos y ladrillos elaborados en los “chircales” locales. La alfarería es un oficio ancestral tradicional que forma parte de nuestro patrimonio histórico Patiamarillo.

Afarería, Teja de barro, Adobe, Chircal, Barichara Colombia Saberes Patiamarillos

Alfarería - Chircales

Casas y templos en Barichara se construyeron con tejas y tablones de los “chircales” locales.

...​

“Chircal” es el nombre del árbol usado como leña en la época colonial.

 

En Colombia, el registro más antiguo de alfarería está en San Jacinto, 3900 A.C. Nuestros indígenas elaboraban recipientes funerarios, instrumentos musicales y decorativos, pero no la usaban para sus construcciones pues aprovechaban más la madera y piedra disponibles en el entorno.

 

Con la colonización Española llegaron artesanos encargados de replicar la arquitectura Española e implantar sus técnicas en estas tierras. Heredaron el saber de la alfarería a mestizos e indígenas, que les servían de ayudantes en los chircales.

 

La vereda Guayabal de Barichara está sobre un yacimiento de arcillas, la formación geológica Simití. Son 400 hectáreas de área y 15 metros, con arcillas que se conocen en la zona como: "Cascajo", "Roja" y "Amarilla", todas de diferentes características y que se mezclan según el producto a elaborar.

 

Esta amplia reserva minera es explotada por la Asociación de Artesanos y Alfareros "ASOGUAYABAL", con sus 60 chircales. Son familias de campesinos de tradición Alfareros que generan sustento para sus familias y empleo para la zona.

 

Aunque ya existe industria ladrillera moderna en la zona, el oficio en los chircales se mantiene igual. Abuelos, hijos y nietos participan del trabajo diario, repitiendo técnicas ancestrales. Nuevas generaciones han organizado mejor las tareas y han desarrollado nuevos productos o diseños a solicitud de maestros de obra, arquitectos, y nuevos propietarios de casas.

 

La zona de extracción o mina es una pared de un corte de terreno que ha sido explotada un tiempo continuo.

La vivienda de los chircaleros está próxima a la mina pero más cerca del chircal para su cuidado. En el chircal está la pila donde se mezclan las arcillas y el agua con ayuda de bueyes. Y las enramadas con áreas de moldeado, secado y almacenamiento. Así como la zona del horno.

 

Con la nueva legislación ambiental, los “chircaleros” deben asumir cambios en su proceso de producción como reemplazar los hornos de leña o carbón por hornos de gas.

 

La declaratoria de pueblo patrimonio y el auge de nueva construcción en Barichara, representa una oportunidad para que los Chircaleros, mantengan vivo este Saber Patiamarillo y generen su sustento.  

 

Este oficio atrae a Estudiantes y Turistas que visitan los Chircales para conocer la técnica ancestral, participar del proceso y compartir la vida de las familias campesinas.

 

PROCESO

  1. El chircalero trae la tierra de la mina. Carga en la bestia hasta 20 viajes de tierra para llenar la pila de mezclado.

  2. Hay 3 tipos de tierra: la negra fina arcillosa, una amarilla arenosa y la fina blanca, que da el temple y campaneo al material.

  3. La mezcla de tierras y la cantidad de agua, dependen del producto a elaborar. Ladrillo en igual proporción y más agua, tolete más arenosa. teja más fina y menos agua.

  4. La tierra se deposita en la pila, un pozo redondo de tolete. Se empareja con azadón partiendo los terrones grandes, se mezcla con pala, se deja una zanja alrededor, se cubre con agua y se deja en remojo por 24 horas.

  5. El agua excedente que escurrió por la zanja, se saca. Y se echan los bueyes para que pisen la tierra por 4 horas, dando vueltas a derecha y a izquierda. Así, la tierra se va mezclando hasta que llega a su punto.

  6. La pila da 5 toneladas de arcilla para hacer 1.000 tejas o 1.000 ladrillos.

  7. Los chircaleros sacan a mano la mezcla arcillosa, hacer un montón, lo recortan y alisan para evitar que se endurezca. Le agregan agua y lo tapan con plástico quedando listo para usar.

  8. Para elaborar las tejas se usa un banco de trabajo, el galápago o molde en madera, la pala en madera y un recipiente con agua.

  9. La arcilla se extiende con las manos en el molde, con la pala se raspa para quitar el exceso, luego con agua se soba para alisar la superficie.

  10. Se hala el molde para ubicar la teja moldeada sobre el galápago, que le da la curva. Y se lleva a la formaleta para secar al sol 1 día, Luego se bajan al piso a secar 2 días más.

  11. El tablón de piso y el tolete se moldean sobre la formaleta y pasan a secado 5 días

  12. Un buen obrero puede hacer hasta 600 piezas al día.

  13. El material seco se almacena bien encarrado y queda listo para echar al horno.

  14. En un horno mediano, se cargan hasta 5 mil piezas. Se van encasillando: los toletes gruesos en la base, sigue el tablón de piso y encima la teja, más delgada. Se completa el llenado y se sella totalmente la entrada con tolete, barro y tierra.

  15. La prendida del horno y quema para cocinar el material, dura 48 horas. Se alimenta la caldera del horno con leña y se va prendiendo hasta que el horno tome la temperatura necesaria. Se verán las fuertes llamas saliendo por las ventanas indicando que se llegó al punto de cocción.

  16. Al finalizar la quema, también se sellan las ventanas del horno y la puerta de la caldera.

  17. El horno se deja 11 días que termine de quemar la leña y se apague solo. Se va enfriando quitando de a poco los toletes que sellaban la puerta y ventanas, para que entre aire. Totalmente frio se puede retirar el material.