Pastoreo de Cabras

Los Cabros son  icono del desarrollo y cultura santandereana, fuente de ingresos de muchos campesinos y pequeños Capricultores.

Los españoles establecieron hatos en el territorio Guane, con nuevas especies animales y vegetales, que traían como alimento en sus largos viajes y para garantizar la continuidad de sus costumbres culturales y gastronómicas, una vez instalados en estas tierras.

aprisco.png
 

Pastoreo de Cabras

Los Cabros son  icono del desarrollo y cultura santandereana, fuente de ingresos de muchos campesinos y pequeños Capricultores.

...​

Bajo mandato de los españoles, los indígenas pasaron de practicar la caza y la pesca, a criar cabros, vacas, caballos y yeguas. Los españoles imponían como actividades nobles y civilizadas, la agricultura y la ganadería para garantizar la producción de su alimento habitual y para cobrar tributos.

 

Los cabros tuvieron gran difusión geográfica en nuestra región gracias a su capacidad de adaptación a los cañones del rio Suárez y Chicamocha, el clima cálido, lo agreste y quebrado del terreno, la escaza agua y vegetación.

 

El saber de la crianza y pastoreo de cabras se hereda entre generaciones. Su temperamento, que comen, donde pastar, el cuidado de su salud, el parentesco dentro del rebaño para su selección, intercambio y cruce de razas que mejoran su producción.  Esto ha generado una especie local única “ Cabra Criolla Santandereana” certificada como patrimonio genético de Colombia.

 

El pastoreo de Cabros en el casco urbano de Barichara, aunque tradicional, cada vez en más limitado. Familias locales, crían y mantienen de 5 a 10 cabros como fuente de ingreso. Los sacan muy temprano a pastar, a lotes vacíos y estribaciones del pueblo. Es una bella sorpresa encontrar los rebaños pasando.

 

Existen ahora en fincas, pequeños y grandes apriscos tecnificados, bajo el liderazgo de nuevas generaciones que se han formado profesionalmente y que involucran en su emprendimiento la oferta de semillas para pastos, genética y pies de cría, abonos orgánicos, y productos lácteos.


La producción de carne de cabro es indispensable para mantener la tradición gastronómica del tan apreciado “Cabro con pepitoria” de amplio consumo entre locales y turistas.

La leche de cabra contiene menos lactosa, tiene moléculas de grasa más digeribles y mayor cantidad de sólidos, en comparación con la leche bovina.

Los derivados lácteos disponibles en gran variedad: quesos artesanales, yogurt, arequipes y dulces, deleitan el paladar.

Los Cabros son icono del desarrollo de la cultura santandereana. Representan la fuente de ingresos de muchos campesinos y pequeños productores que subsisten de la Capricultura.